Sala de Juegos

Sala de Juegos

Pachuca, Hidalgo

 

Proyecto y Obra: Weber Arquitectos | Autor: Fernando Weber y Anina Schulte-Trux | Colaboradores: Gerardo Daniel Vázquez, Edgar Cedillo, Carlos Candia, Diana Aguilar | Año: 2014 | M² Construidos: 1,100 m² | Fotografía: Alfonso de Béjar

 

 

 

 

 

El Salón de Juegos de una antigua hacienda mexicana ubicada en las afueras de la ciudad de Pachuca, Hidalgo, tiene un carácter sofisticado y contemporáneo que contrasta con su contexto.
El espacio remodelado era un antiguo granero, del cual se rescataron varios elementos originales, como el muro de piedra que se encontraba cubierto con aplanado color blanco y el techo de vigas de madera, que se restauró.

 

La propuesta se organizó en torno a una mesa de carambola de los años 50, en laca roja, propiedad de los dueños. La entrada principal se enmarcó con una enorme cortina de terciopelo gris de seis metros de alto. Al fondo, un gran cubo de madera de oyamel flota en el aire, suspendido del techo por medio de vigas de acero. Su superficie sirve como pantalla para la proyección de imágenes y vídeos.

 

Debajo del cubo se enmarca el espacio idóneo para el bar y la sala, cuyos muebles en telas grises se diseñaron a una escala mayor. Esto crea un efecto dramático para quien desde ahí disfruta la cava o el calor de la chimenea.

 

Para un óptimo aprovechamiento del espacio, se decidió ubicar la escalera en el muro exterior, lo que implicó perforar los voluminosos muros de piedra. En su recorrido, se puede mirar al campo y al corral de los becerros por medio de dos grandes aperturas de cristal. Desde fuera, la caja de la escalera luce como un gusano de lámina negra adosado al muro blanco original de la hacienda.
Por medio de ella se accede a un pasillo ligero ubicado en el segundo nivel, donde se encuentra el otro elemento característico del espacio: una gran biblioteca de dos mil volúmenes que cubre el muro lateral de piso a techo. Asimismo, al final de la escalera se ubica la entrada al cubo, que aloja una cómoda y pequeña sala de cine, diseñada con un ambiente más íntimo en el que resalta el tono rojo vino del terciopelo.